El más digno homenaje a la vida
Cómo manejar la viudez

Cómo manejar la viudez

La viudez es el nombre que le damos al estado civil y a la situación sentimental de una persona que ha perdido a su pareja/esposo(a) y que se encuentra atravesando uno de los duelos más complejos de manejar.

Como manejar la viudez.- Cuando nuestra pareja ha fallecido, experimentamos sentimientos de soledad, vacío e incluso abandono, pues en un matrimonio o una relación de pareja establecida, la mayor parte del tiempo se comparte juntos y más allá del amor, se convierte en un compañero de vida.

En las relaciones de pareja aprendemos a vivir y disfrutar la vida siempre en compañía del ser amado, por lo que, cuando este ha partido, la tristeza y melancolía embarga a quien le sobrevive, haciendo que la viudez sea difícil de manejar.

Sin embargo, a pesar del dolor de la pérdida, existen algunas herramientas que nos pueden ayudar a manejar este duelo y hacerlo más llevadero.

1.- Aceptar la pérdida.

Cómo en cualquier duelo, lo primero que se recomienda es darnos la oportunidad de aceptar la pérdida, entender las circunstancias por las que la persona se ha ido y comprender que no estará más en nuestra vida, por lo menos no físicamente.

Con la aceptación vendrá la tarea de adaptarnos a una nueva vida con la ausencia, aprender a vivir con ella y pensar en maneras que nos ayuden a hacer los días más llevaderos.

2.- Aprender a convivir con la soledad.

Con la viudez viene la soledad, especialmente cuando son parejas mayores cuyos hijos ya se han ido de casa y han hecho sus propias vidas. Sin embargo, es importante perder el miedo a estar solo, ya que con la soledad puede venir un redescubrimiento personal.

Muchas personas después de enviudar encuentran nuevos pasatiempos y actividades en las que ocupar su tiempo, nuevos retos y nuevas experiencias que les ayudan a llenar los momentos de ocio en los que la ausencia se acentúa.

En el caso de quienes enviudan y aún tienen hijos jóvenes, las actividades, compromisos y responsabilidades propias de la paternidad, les ayudan mantenerse ocupados la mayor parte del tiempo y a ver los hijos un consuelo.

3.- Recuerda con aceptación.

Refugiarse en los recuerdos puede ser una forma de consuelo, siempre y cuando lo hagamos apegados a la aceptación de la ausencia del ser amado.

Los recuerdos de los buenos momentos pueden hacer más llevadera la viudez, cuando lo entendemos como la recompensa del tiempo compartido.

4.- Participa en grupos de apoyo

En otros artículos hemos hablado sobre cómo compartir el duelo puede ayudar a superarlo. Esto es justo lo que ofrecen los grupos de apoyo.

Estas comunidades están conformadas por personas que atraviesan o han atravesado duelos iguales o similares, por lo que se crea un ambiente seguro en el que todos pueden compartir sus sentimientos y experiencias, con el objeto de darse apoyo mutuo.

Comentar

Tu correo no será visible públicamente