El más digno homenaje a la vida
¿Cómo un duelo puede afectar nuestra salud mental?

¿Cómo un duelo puede afectar nuestra salud mental?

La pérdida de un ser querido es una circunstancia difícil de afrontar en cualquier escenario y el cómo esta puede afectar nuestra salud mental depende de diversas circunstancias

¿Cómo un duelo puede afectar nuestra salud mental? El duelo provocado por la partida física de un ser querido puede desencadenar afecciones psicológicas, pues, aunque la muerte es un hecho tácito en la vida, nunca estamos preparados realmente para afrontarlo.

Tras la muerte de un ser querido, el duelo se comprende como el periodo de adaptación en el que los familiares procesan una nueva realidad con la ausencia de este. Aunque es un proceso normal, la duración e intensidad de este depende totalmente de cada persona.

Esta etapa puede venir acompañada de diferentes manifestaciones físicas y psicológicas que al persistir en el tiempo pueden requerir atención profesional.

Profunda tristeza, disminución o pérdida del apetito y trastornos de sueño son algunas de las manifestaciones comunes del duelo, que pueden prolongarse en el tiempo y ser un síntoma claro de trastornos sicológicos como la depresión o la ansiedad.

Sin embargo, es primordial saber identificar cuando una persona que atraviesa un duelo puede requerir realmente apoyo psicológico profesional y no auto diagnosticarse, ni mucho menos medicarse ante las manifestaciones comunes del duelo.

También es importante comprender que la intensidad del duelo puede depender mucho de la cercanía o el vínculo emocional con el ser querido que partió, por lo que es fácil comprender que cada proceso es totalmente diferente.

¿Es el duelo puede afectar nuestra salud mental y ser un factor de riesgo?

El duelo puede representar un factor de riesgo en aquellos casos donde los familiares, ante la tristeza ocasionada por la pérdida, comienzan a pensar en el suicidio y/o a incrementar el consumo de alcohol, tabaco, medicamentos o sustancias tóxicas.

También en aquellos casos donde se incrementan los comportamientos autodestructivos que pueden poner en riesgo la vida y la salud física.

Otro de los casos alarmantes que pueden presentarse en los familiares de personas que han fallecido por alguna enfermedad, es la somatización. En algunos casos las personas somatizan los síntomas de enfermedades crónicas y que posteriormente pueden desencadenar en otros padecimientos.

Por ello, es importante que las familias ante la pérdida de un ser querido creen una red de apoyo mutuo, en la que entre si puedan detectar si alguno de los miembros está atravesando un duelo complicado y requiere atención profesional, de manera que se puedan prevenir afecciones psicológicas y físicas.

Comentar

Tu correo no será visible públicamente