El más digno homenaje a la vida
¿Cómo viven los niños el proceso de duelo?

¿Cómo viven los niños el proceso de duelo?

La muerte es algo tan incierto que puede llegar en cualquier momento y causar un golpe emocional en cualquier persona, pero ¿qué pasa con los niños cuando se enfrentan ante la pérdida de un ser querido? ¿existe una edad adecuada?

La edad en la que se puede empezar a hablar de duelo suscita muchas controversias entre distintos autores y tanatólogos, desde los que niegan su existencia antes de la adolescencia (una minoría) hasta los que observan manifestaciones de duelo a partir de los seis meses de vida. A partir de esta edad puede decirse que el niño experimenta la angustia de la separación cuando la madre está ausente.

Hasta los 3 ó 4 años hay una ignorancia relativa del significado de la muerte y no se considera como algo definitivo. Se suele confundir la muerte con el dormir. Entre 4 y 7 años, la muerte sigue siendo un hecho temporal y reversible. 

En realidad, antes de los cincos años no se llega a entender los tres componentes básicos de la muerte:

 

  1. Es irreversible, definitiva y permanente.
  2. Consiste en la ausencia total de las funciones vitales.
  3. Es universal, es decir, que nadie escapa de morir.

 

Antes de esa edad es muy escasa la tendencia a llorar por un duelo. Lo que suele haber, sobre todo, es perplejidad y confusión. Es por eso que preguntan reiteradamente por el fallecido: dónde está y cuándo volverá.

En realidad, podemos decir que la muerte del padre o la madre constituye una experiencia que afecta a la manera en que el niño estructura su mundo.

Proceso de duelo en los niños

Puede dividirse el proceso de duelo en los niños en tres fases:

Protesta

El niño añora amargamente al progenitor fallecido y llora suplicando que vuelva.

Desesperanza

Comienza a perder la esperanza de que vuelva, llora intermitentemente y puede pasar por un período de apatía.

Ruptura de vínculo

Empieza a renunciar a parte del vínculo emocional con el fallecido y a mostrar interés por el mundo que le rodea.

¿Cómo resolver las dudas de un niños antes la muerte?

Las ideas de un niño sobre la muerte derivan de sus tradiciones familiares y de su relación con otros niños. Comienza a preguntar cuando ven a un animal muerto y en ese momento hay que resolver todas sus dudas:

 

  • Hay que decirle que todos vamos a morir algún día, que es una ley de la naturaleza y que es natural sentir pesar y deseo de volver a ver a la persona fallecida.
  • Las respuestas ante el tema de la muerte tienen que ser simples y honestas.

 

Recomendamos completamente que se consulte a un tanatólogo o psicólogo especialista en niños, ya que podrá guiarte de la mejor manera para evitar afectaciones en el crecimiento del pequeño.

Comentar

Tu correo no será visible públicamente