El más digno homenaje a la vida
De dónde proviene la costumbre del embalsamamiento

De dónde proviene la costumbre del embalsamamiento

La práctica o costumbre del embalsamamiento se remonta al antiguo Egipto, en donde inicialmente enterraban a los difuntos en las arenas calientes del desierto y los cubrían de hierbas para que este se disecara y evitar la descomposición.

Sin embargo, tiempo después idearon el proceso del embalsamamiento o momificación para el que era necesario el embalsamado de los cuerpos, todo esto originado por la creencia de la inmortalidad del espíritu humano.

Debido a sus creencias, los egipcios creían que era necesario cuidar la integridad del cuerpo para preservar la identidad de la persona más allá de la muerte, pues para pasar por el Juicio de Osiris donde se determinaba cuál sería el destino del espíritu, el cuerpo debía estar intacto.

Fue entonces cuando descubrieron que, retirando la sangre y los órganos del cuerpo, este se conservaría mejor, sin embargo, no fue hasta que descubrieron que al tratarlo con un mineral llamado natrón, podrían conservarse mejor y asegurar su paso al Juicio de Osiris.

No obstante, fue hasta la cuarta dinastía cuando la práctica del embalsamamiento se desarrolló más. Entonces comenzaron a realizar la práctica retirando los órganos, tratándolos por separado con natrón y luego cubriendo el cuerpo con el mismo mineral pulverizado.

Después de este proceso, los cuerpos eran cubiertos de resina para su preservación y envueltos en lino con talismanes y amuletos, para posteriormente guardarlos en ataúdes de piedra.

Aunque los egipcios son la primera referencia histórica que se tiene sobre el embalsamamiento, esta práctica también se realizaba en algunas culturas sudamericanas, tal es el caso de la cultura Chinchorro del desierto de Arica en Chile.

En esta zona se encontraron dos cuerpos humanos momificados de 7,000 y 5,000 a.C, de los cuales se conoce poca información y por lo cual los egipcios se han convertido en la gran referencia del arte del embalsamamiento.

En la actualidad el embalsamado de los cuerpos se lleva a cabo de una manera más sencilla, en la que se limpian los cuerpos con germicidas, se lavan las cavidades y se inyectan sustancias conservantes para preservar el cuerpo durante los actos velatorios.

Comentar

Tu correo no será visible públicamente