El más digno homenaje a la vida
¿Es posible prepararse para un duelo inevitable?

¿Es posible prepararse para un duelo inevitable?

¿Es posible prepararse para un duelo inevitable? La perspectiva de perder a un ser querido puede suponer una cuesta arriba emocional para muchas personas.

Cuando se conoce que hay causas progresivas como una enfermedad, que nos lleve a saber que un miembro de nuestra familia, ya sea nuestra pareja, un hijo, hermano o un padre partirán en cualquier momento, se habla de duelo anticipado. Uno de los momentos más difíciles y dolorosos para quienes lo atraviesan, un reto que puede presentarse en la vida, pero como todo reto, lo más adecuado no es evadirlo sino enfrentarlo.

Es importante saber qué mecanismos te ayudarán para tratar de superarlo y salir adelante ya que cada persona vive el duelo de una manera diferente, no obstante, las emociones que se presentan suelen ser miedo, tristeza, ansiedad, enfado, depresión, culpa entre muchas otras.

Existen consejos básicos pero muy útiles, para afrontar las emociones que produce el duelo anticipado.

Es importante liberar las emociones que te afectan, hay muchas formas de expresar cómo te sientes ante lo que vives así como el duelo que se avecina por la pérdida. Puedes hablar con un amigo o familiar sobre el sufrimiento que padeces.
Llorar es una de las formas más naturales en las que se expresa el dolor y la tristeza, es sumamente válido.

La escritura resulta muy efectiva si tienes dificultad para expresarte y conversar con alguien sobre tu dolor. Describe tus sentimientos a través de cartas o un diario, logrando desahogarte y drenar todo lo que hay en tu interior.

No te aisles, es vital que mantengas el vínculo afectivo y el contacto físico con los demás, para no desmoronarse mientras atraviesas el duelo anticipado.

La despedida lejos de ser vista como algo insensible, debe tomarse como un paso esencial para la sanación, no solo pondrá punto final al duelo anticipado, es indispensable para un posterior sentimiento de reposo, tranquilidad y resignación. Por eso te decimos que si es posible prepararse para un duelo inevitable.

Comentar

Tu correo no será visible públicamente