El más digno homenaje a la vida
La carroza fúnebre: El último viaje

La carroza fúnebre: El último viaje

George Shilliber inventó la primera carroza fúnebre conocido a través de su marca “Shillibeer´s Funeral Coaches”

Una carroza fúnebre es, hoy en día, una parte importante de un servicio funerario. Se cree que es la mejor manera de dignificar el último recorrido de nuestros seres queridos en el mundo terrenal y, tras ello, arribar hasta su destino, su lugar de descanso.

La utilización de las carrozas funerarias se origina por las prohibiciones de enterrar a los difuntos dentro de los hogares, por lo que trasladar los restos mortales tuvo que adecuarse al reglamento pese a que era muy complicado.

Las primeras reseñas de la creación y el uso de este medio de transporte datan del siglo XVI en el continente europeo, en Inglaterra, donde comenzaron a fabricarse medios de transporte especiales y que eran jalados por caballos.

La cultura del uso de la carroza fúnebre se hizo tan fuerte, que se utilizaban una serie de elementos que representaban la muerte como algo divino y, otros tantos, que indicaban si la persona pertenecía a la clase alta o, incluso, si era hombre o mujer:

-Si la persona pertenecía a la burguesía o a la aristocracia, el vehículo mostraba plumas de avestruz. Cuantas más plumas, más rica era la familia.
-Si los caballos eran negros, se trataba de un hombre.
-Si los caballos eran blancos, el fallecido era mujer, aunque también se utilizaban para hombres solteros.

Con el paso de los años, las carrozas fúnebres se fueron adecuando a las necesidades de las personas y, en 1907, comenzaron a funcionar con motor, pero los caballos no fueron sustituidos hasta el año 1920.

El estilo de coche conocido en la actualidad comenzó a utilizarse hasta después del año 1945. En América y Europa el estilo de la carroza fúnebre es sobrio y elegante caracterizándose por el uso de colores oscuros, mientras que, en otras culturas como la japonesa suelen ir adornados con elementos propios de las bóvedas funerarias de las religiones.

La carroza fúnebre se ha reconocido por años como el transporte que utilizarán nuestros difuntos en su último viaje y donde sus allegados lo seguirán para hacerle compañía hasta su lugar de reposo eterno.

Comentar

Tu correo no será visible públicamente