El más digno homenaje a la vida
¿Las mascotas sienten la pérdida de un ser querido?

¿Las mascotas sienten la pérdida de un ser querido?

Las mascotas desarrollan un vínculo muy fuerte con los dueños desde el primer momento en el que se encuentran. Algo que no es novedad es que en especial los perros tienen sus sentidos mucho más desarrollados y posiblemente tengan un sexto sentido que todos desconocemos. Y aunque predecir la muerte es algo realmente complejo, incluso para los humanos.

¿Es posible que los perros o mascotas puedan predecir o sentir la pérdida de un ser querido?

En el caso de los perros esto es muy posible (no predecir la muerte tal cual, pero sí notar la ausencia de alguien o la aparición de alguna enfermedad mortal). 

Aunque los perros tienen prácticamente todos los sentidos mucho más desarrollados que los humanos, nos centraremos en el más práctico de todos, su olfato. El olfato de los perros está miles más desarrollado que el de los humanos y por eso, pueden oler cosas que nosotros no sabemos ni qué tienen olor, por ejemplo las feromonas o tumores.

Si, un perro puede oler el miedo de una persona si dicha persona se asusta y desprende feromonas (algo que hacemos todos los humanos de forma involuntaria).

También son capaces de oler enfermedades cómo los tumores cancerígenos, infecciones, etc. Por lo que más que predecir la muerte, pueden detectar un problema de salud con solo olfatearnos, aunque sea a distancia. Numerosos estudios han demostrado que la gran mayoría de los animales, incluidos los perros, pueden detectar ruidos, movimientos e incluso energía mucho antes de que suceda una catástrofe natural, como por ejemplo un terremoto o huracán.

Esto lo hacen gracias a sus desarrollados sentidos cómo el oído, olfato y el tacto, mismos que pueden detectar un movimiento de tierra mucho antes de que un humano pueda tan siquiera verlo.

En el caso de la pérdida de un ser querido o de su amo, los caninos pueden detectar la ausencia del calor y olor de esa persona. Lo cual puede causar afectaciones en el comportamiento de la mascota, por ejemplo: pérdida del apetito, baja energía o incluso la misma muerte.  

Comentar

Tu correo no será visible públicamente