El más digno homenaje a la vida
Luto ¿Tradición, norma o decisión?

Luto ¿Tradición, norma o decisión?

El luto es la manera que tienen las personas para responder, a nivel de vestuario y accesorios, la partida de un familiar, amigo o conocido. Es la demostración externa de la pena y el duelo, por la pérdida de alguien cercano. El luto también se encuentra asociado al comportamiento, a los tiempos de duelo, y a la forma de vestirse socialmente.

El luto ha cambiado, con costumbres como vestir de negro en los funerales fue decayendo así como la de no acudir a bailes o bodas en tiempo de luto.

En la actualidad apenas hay signos exteriores de la pena que causa un fallecimiento, salvo las lágrimas de los familiares o listones negros en la fachada de las casas. Por otra parte, se mantiene la conciencia de que el negro es el color del luto, pero, con mayor frecuencia, al menos en la ciudad, el negro se ha convertido en el color de trajes y vestidos de fiesta en todo tipo de acontecimientos sociales.

El luto riguroso exigía, a las mujeres, vestir de negro total, sin concesión alguna a cualquier tipo de color. En los hombres, sin embargo, el luto ha sido mucho menos riguroso y exigente que en las mujeres. Por lo general se limitaba a un brazalete negro cosido en la chaqueta, gabardina o abrigo que se utilizaba en domingos y festivos, o en un galón o en un triángulo de paño negro en una solapa; podía manifestarse también mediante el uso de una corbata negra o un botón, a modo de pin, en el ojal de la chaqueta.

El luto no se limitaba a la ropa. Tenía otras connotaciones y exigencias que hoy nos pueden parecer sin sentido. Mientras duraba el tiempo de duelo era impensable que los allegados del difunto pudiesen acudir a bailes, festejos y lugares públicos de diversión o a la celebración de fiestas patronales, bodas u otro tipo de acontecimientos similares.

Las normas han sido distintas en cada momento y lugar, y también dependían del grado de parentesco con el difunto, como las tradiciones se han modificado con el paso del tiempo a consecuencia de los cambios culturales alrededor del mundo, lo que sigue persistiendo es el honrar la partida de un ser querido tomando la decisión propia de cómo expresar el luto y vivir todas las etapas del duelo.

Las normas tenían finalmente más representación social que de verdadero dolor. Se sigue planteando la cuestión de un ventilador emocional no sólo para dar salida al duelo y a la pena, sino para también hacer del fallecimiento un hecho visible, porque si algo es seguro es que la partida inevitable.

Comentar

Tu correo no será visible públicamente