El más digno homenaje a la vida
¿Por qué percibimos la muerte como un tema tabú?

¿Por qué percibimos la muerte como un tema tabú?

La muerte como un tema tabú es considerada uno de los temas más complejos y a lo largo de nuestro desarrollo social no se nos prepara para afrontarla, procesarla y entenderla como parte del ciclo de la vida.

Aunque la muerte es una etapa inevitable de la vida, a lo largo de nuestro crecimiento no se nos educa ni se nos prepara para afrontarla, porque es considerada como un tema tabú. Algo de lo que no se debe hablar o un tema que es mejor evitar.

Socialmente entendemos como un tabú toda conducta, hecho o tema considerado inaceptable o incómodo para la sociedad, por lo que se deben evitar a toda costa. Justamente lo que sucede cuando se quiere hablar de la muerte.

La muerte es el fin de la vida y por lo tanto implica el fin de la existencia física de un ser querido y principalmente esta es la razón por la que se ha convertido en un tema rechazado por todos. Indistintamente de las creencias religiosas y culturales de cada familia, la muerte es un tema difícil de tratar.

El afán que socialmente existe por evitar este tema ha llevado a que las personas no estén preparadas para lo inevitable. Es por ello que en la mayoría de las familias no existe la cultura de la previsión.

Particularmente en México no existe una cultura de previsión arraigada, por lo que es común saber de familias que han perdido a sus seres queridos y se han visto en serios problemas económicos para afrontar los gastos funerarios, por ejemplo.

De la misma forma ocurre con el arreglo legal de los bienes. Debido a la incomodidad que genera hablar de la muerte y las implicaciones que esta conlleva para los familiares que sobreviven, las personas no piensan en la escritura de un testamento que facilite la sucesión de los bienes propios o familiares.

Los motivos más comunes por lo que esto sucede es por temor a hablar de la posible muerte de alguno de los miembros de la familia, por desconocimiento y porque para algunas personas hablar sobre la posibilidad de adquirir un plan de previsión o de elaborar un testamento es casi una sentencia de muerte.

Otra de las razones por las que evitamos hablar de la muerte es por las creencias religiosas. En muchas religiones la muerte marca el principio de un periodo en el que la persona fallecida rinde cuentas de las acciones que realizó en vida, creencia que en muchos casos genera temor.

Sin embargo, aprender a tratar la muerte como un tema natural e inevitable nos ayudará a estar preparados para afrontarla en el momento que llegue y a manejar todo lo que conlleva cuando de la pérdida de un ser querido se trata.

Comentar

Tu correo no será visible públicamente